Pablo Hidalgo
Author: Pablo Hidalgo
Director General y Redactor Jefe

Hace dos semanas a esta misma hora me encontraba camino de Barcelona en un BMW Serie 5. Mi padre y yo nos habíamos despertado a las 5:00AM de la mañana para poder llegar a tiempo al Circuit y así recoger mi primera acreditación como "periodista" a un evento automovilístico.No era un evento cualquiera. Iba a poder vivir y a contaros a pie de pista todo lo que iba a ocurrir durante el fin de semana que se disputaban las últimas rondas del GT Open, la EuroFormula Open, la Alpine Cup, la TCR Europea y la Fórmula Renault. 

El día que recibí la confirmación para poder asistir me sentí muy privilegiado. La página web que había estado meses y meses creando y que me llevó varios dolores de cabeza iba a estar en una lista junto a otros grandes medios de prensa internacionales. Ver crecer en este caso algo que ha sido hecho a mano por ti, código a código, letra a letra, es una sensación inexplicable.

Sinceramente, cuando iba en el coche hablando con mi padre (menuda cantidad de horas al volante se pegó el hombre) no sabía muy bien qué pensar. No sabía que iba a encontrarme, qué expectativas tenía y ni siquiera recordaba el sonido de los coches a medida que te acercas al Circuit. Bueno pues la verdad, todo rompió mis esquemas. El sonido de los GT (creo que no exagero), supera al de los F1. No sé si esto es cosa mía pero la sensación de ir acercándote a la entrada del circuito y escuchar el ruido de los motores, me sorprendió más esta vez que la primera vez que estuve en el Circuit viendo los tests invernales de la F1.

Para poder acceder al paddock, me tuve que bajar del coche y en el puesto de seguridad decir que habíamos llegado. Y en una lista de más de 4 folios a doble cara, tacharon el nombre de mi padre (al que tuve que enchufar como fotógrafo para que me acompañara) y el mío, como si de una fiesta se tratara.

Una vez accedimos, aparcamos el coche y nos dirigimos al paddock. Sinceramente, me lo esperaba mucho más vacío pero es algo inmenso y más si tenemos en cuenta que había 5 categorías compitiendo ese fin de semana. Camiones oficiales de Ferrari, Lamborghini, BMW... Era un sueño. Me sentía pequeño en algo que parecía inalcanzable hace algunos años. Sin embargo, una vez pasas el primer día, te acostumbras a todo y ya te conoces el circuito y sus zonas de memoria.

Por cierto, antes de continuar, agredecer a todo el personal de administración, seguridad y comisarios del Circuit por su amabilidad, cercanía y por ponernos las cosas mucho más fáciles a los novatos. Nos asentamos en el Media Center, dejamos mochila, portátil y recogimos petos y acreditaciones. Lo siguiente fue organizar horarios y dar una vuelta por el paddock y conocer todas las áreas interiores del Circuit. Al principio como he dicho, te sientes pequeño en un lugar tan grande y con tanta gente dando vueltas pero al final, te acostumbras y hasta te sientes uno más.

Uno de mis objetivos ese fin de semana era entrevistar a Fran Rueda, candidato al título con Teo Martín Motorsport al título de la GT Open. Y... lo conseguí. El viernes, el día que llegamos, lo vi salir del briefing de pilotos pero no me armé de valor. Supongo que la primera vez pasa. Pero al día siguiente me dije a mí mismo, que aquí había venido a trabajar además de a disfrutar y por lo tanto, el sábado por la mañana lo esperé delante del camión de Teo Martín y concertamos una entrevista a las 10:30h en la carpa del equipo.

Estaba muy nervioso pero finalmente logré sacarlo adelante y creo que fue una buena entrevista. Fran fue súper amable con nosotros y tras concluir con la entrevista, nos acercó al box y nos mostró el interior de su BMW M6 GT3. Una auténtica máquina. Además, Fran intentó hablar con Teo Martín para que me concediera algunas palabras pero en un fin de semana tan ajetreado, le fue imposible.

pablo hidalgo fran rueda barcelona 2018

Foto con Fran Rueda tras la entrevista

Esto fue el sábado, primer día completo de pura adrenalina y competición. Presenciamos a pie de pista la mayoría de las competiciones y visitamos diferentes zonas del circuito además de charlar con un comisario en la subida de La Moreneta cuya familia era de Granada como nosotros. Nos ofreció además agua fría para combatir el gran calor que suele hacer en el Circuit cuando el sol pega de frente. Quedamos pasmados por la velocidad en curva de los chavales de la EuroFormula Open y alucinamos con el sonido de la primera vuelta de la GT Open con todos los coches a menos de un segundo entre ellos. Pura competición.

Y sin duda tras una larga jornada redactando, subiendo y bajando la recta, paseando por los boxes... La mayor alegría es poder dar un paseo por el paddock y ver todos los coches de competiciones como la TCR y la Fórmula Renault expuestos. Recorrer el paddock de arriba a abajo es lo mejor tras un largo día de calor. Y claro, una vez hecho esto toca recoger las cosas y despedirse hasta el próximo día. Regresamos al hotel, vimos la clasificación de la F1, realicé el resumen y publiqué los resultados de la misma y bajamos a cenar y a comprar algo de fruta.

Y llegó el último día... Entramos al paddock, aparcamos y sorpresa... ¡Aparca Ralf Schumacher junto a su hijo David al lado nuestra! Mi padre que es muy meticuloso a la hora de aparcar porque no quiere que se raye el coche, dejó bastante hueco entre nuestro coche y el que teníamos enfrente. Esto no le gustó mucho al alemán que se lo comentó con un gesto a mi padre. Colocó de nuevo el coche y nos dirigimos al Media Center para empezar la última jornada. No habíamos reconocido al ex-piloto hasta que lo vimos marcharse, por cierto. Yo sabía quién era su hijo pero no me imaginaba a Ralf tan cambiado, la verdad.

Antes de que comenzara la carrera de EuroFormula Open en la que participaba David Schumacher, mi padre me hizo una foto con Ralf Schumacher en la parrilla de salida y le comentamos que ya habíamos colocado el coche correctamente a lo que me respondió entre risas.

pablo hidalgo ralf schumacher barcelona 2018

Con Ralf Schumacher poco antes del inicio de la carrera de su hijo

Una vez finalizada la carrera de EuroFormula, saludamos a Fran para desearle toda la suerte posible antes de la clasificación y nos dirigimos a los boxes para echar fotos y a vivir una jornada importante para el malagueño y su equipo, lo más cerca posible. Los mecánicos trabajaron a un ritmo impresionante durante la sesión y se fundieron en abrazos y felicitaciones tras una gran vuelta del español que lo colocaba en la primera posición para afrontar la última carrera del campeonato con opciones a lograr el título.

La carrera la vivimos dentro del box de Fran y de Andrés Saravia. Junto a la familia y al equipo, vivimos una jornada de mucha tensión que se presentaba muy difícil para los pilotos debido al hándicap acumulado en pasadas carreras. Finalmente, el título no fue posible y tocó felicitar al ganador, Mikkel Mac, que realizó una grandísima temporada junto a Luzich Racing, equipo oficial de Ferrari. 

Finalizó la jornada y no pudimos hacer horas extra. Tocaba despedirse tras un intenso fin de semana y regresar a Granada. Recogimos todo, nos despedimos del personal de administración del Circuit y de los organizadores de GT Sport y paseamos por última vez por el paddock. Casualidades de la vida, nos cruzamos con Fran y le felicitamos por la gran temporada que había realizado y le agradecimos todo lo que hizo por nosotros este fin de semana.

Tras un total de 16 horas en coche y más de 1800km en unos 4 días, llegamos a casa a las 01:30AM y nos fuimos a dormir para volver a la rutina diaria a la mañana siguiente. Se hace muy raro volver al día a día después de haber vivido una experiencia como esta. Estoy ansioso por saber cuál será nuestra próxima aventura en el mundo del automovilismo. Y como siempre, a partir de ahora...

Que viva el mundo del motor,

Fdo: Pablo Hidalgo

 firma digital pablo h 2